Egipto: El primer condenado por acoso sexual

 

Un hombre, de 36 años, se convirtió en el primer condenado en Egipto por acoso sexual después de que un tribunal en El Cairo lo sentenciara a tres años de cárcel por tocar a una mujer sin su consentimiento.
Aparte de los tres años de cárcel, el tribunal penal de Abasiya, en el norte de El Cairo, ha condenado al conductor de camionetas Sherif Gomaa a pagar una indemnización de cinco mil libras egipcias (unos 670 euros). Además, el condenado no podrá beneficiarse de ningún privilegio penitenciario durante el tiempo que permanezca en la cárcel.El acusado fue denunciado por su víctima Noha al Ostaz, de 27 años, productora de cine documental. La joven explicó que el acoso se produjo a plena luz del día, en el elegante barrio de Heliopolis.

Dado que sólo las partes implicadas y sus abogados pudieron entrar a la sede del tribunal, fuera de él se reunieron numerosas organizaciones pro derechos de la mujer. Entre ellas se encontraba Enyi Gazlan, integrante del Centro Egipcio de Derechos de la Mujer (CEDM), quien dijo estar “feliz, porque soñábamos con que uno de los numerosos acosadores que molestan a las chicas en la calle haya recibido un castigo justo.””Además, estamos contentos por el fallo, ya que nosotros no esperábamos una condena de más de seis meses o un año- agregó la activista-. Esta sentencia hará que los acosadores piensen antes de actuar”.

Según un estudio reciente del CEDM, una de cada tres mujeres sufren a diario acoso en los lugares públicos en Egipto. Dicho estudio indica que “la vejación más común -que se da en un 40 por ciento de los casos- son los tocamientos, especialmente en el transporte público, seguido por el acoso verbal que va desde alusiones sexuales a insultos de todo tipo”.

Este centro, junto con otros organismos que luchan por los derechos de la mujer, iniciaron recientemente una campaña para obtener 1 millón de firmas para pedir una legislación más estricta contra los ofensores.

Por el momento existen tres artículos en el Código Penal que castigan los delitos de comportamiento indecente e insulto, pero son muy difíciles de aplicar en la práctica debido a que exigen pruebas prácticamente imposibles de reunir y requieren de procedimientos sumamente complicados.

 

Historia de una mujer egipcia: “Mis hijos, una copia del padre”

 (Segunda parte)

 

Lo más terrible, para mí, es que mis dos hijos se han convertido en copias de su padre. Ellos creen en las ideas en las que él cree. Mi hijo, en la universidad, se ha convertido aún en más fanático que su padre e incluso más decidido a salvar al mundo de los pecados y de la falta de fe de quienes no aceptan las ideas que vienen del Libro de Alá y de las tradiciones del Profeta. Mientras que su padre está satisfecho con las palabras, nuestro hijo cree que estas ideas no pueden imponerse por medio de la persuasión suave y que debe usarse la fuerza.

El ejemplo más terrible de esto lo viví el 11 de septiembre de 2001. Lloré durante horas cuando mi hijo llegó a casa de la universidad alabando lo que había sucedido en Nueva York. Lloré, no sólo por las miles de personas inocentes que perdieron la vida en ese atentado terrorista sino mucho más aún por la violencia y el odio que habían echado raíces en la mente de mi hijo, que se alejaba por completo de lo que yo esperaba del fruto de mis entrañas.

Se podría pensar que lo de mi hijo es un hecho aislado o un caso de insanía, pero él me ha contado que cientos de sus amigos celebraron y elogiaron los ataques tal como él lo hizo, y los describieron como una guerra en la que son cosumidos todos los que no son musulmanes como ellos.

Tengo la seguridad de que esta actitud no se limita a la gente pobre, a los desocupados o marginales, tal como algunos quieren simplificar este grave problema cuando oimos hablar de ataques terroristas. Mi casa está en un buen vecindario y mi marido – después de haber transformado sus tormentos en una especie de arte – sólo se ha dedicado a obtener la mayor cantidad de dinero de sus tiendas. Este hombre, religioso, confiable, decente, con su larga barba, su vestimenta islámica y sus rezos constantes, no paga impuestos, a pesar de sus grandes ganancias y falsifica documentos para justificar que ha sufrido pérdidas y está prácticamente en bancarrota.

Mis hijos asisten a la escuela y a la universidad y esperan poder heredar una gran cantidad de dinero de su padre para poder contraer matrimonio rápidamente y tener hijos, e implantar en los corazones y las mentes de sus niños las más violentas ideas, que su padre ha implantado en ellos.

El fenómeno de los verdugos de las mujeres egipcias se está haciendo cada vez más común y, en mi opinión, la propagación del “virus” de la violencia irreligiosa, que usa a la religión como excusa está destruyendo la mente de nuestros jóvenes. Esto sucedió a partir de que se le permitiera a los predicadores difundir sus ideas y una vez que los periódicos, libros, micrófonos, escuelas, mezquitas y hogares les han abierto las puertas y permitido que pudieran lavarle el cerebro a nuestros niños y niñas. El daño a mí y a mis hijos es el resultado natural de lo que está sucediendo en nuestra tierra, ante los ojos de todos los defensores de los derechos de la mujer.

 

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.