Buenas noticias para las jordanas

En Jordania se ha emitido una Fatwa (sentencia islámica) que prohíbe el test de virginidad pre-matrimonial.
El Consejo Nacional Religioso y de Estudios Islámicos de Jordania ha concluido que este tipo de exámenes contradicen la ley islámica y por lo tanto no deben realizarse. La Fatwa puntualiza, además, que dichos exámenes son una forma de abuso contra la mujer.
El edicto permite la realización de estos controles sólo si son solicitados por la justicia. “El cuerpo humano es sagrado”, reza el documento. “Nuestras mujeres son demasiado nobles y tiene demasiada dignidad para ser tratadas de manera degradante”,finaliza.
Según funcionarios del Centro Nacional para la Medicina Forense, son cada vez más los hombres que piden que la jerash_young_women_sepia_smmujer sea sometida al test de virginidad. Si bien no hay estadísticas oficiales, el presidente del Centro, Moemen al Hadid,asegura que se realiza alrededor de un millar de exámenes de este tipo por año.
La virginidad pre-matrimonial es un tema al que se le da mucha importancia en la sociedad jordana, y también allí existen los denominados “asesinatos por honor”, por los que un promedio de 25 mujeres por año pierden la vida en ese país.
En esta lista se incluyen también mujeres que han sido violadas y cuyas familias consideran que deben morir ya que han perdido la virginidad antes de contraer matrimonio. Algunas mujeres han sido asesinadas por sus familiares incluso por tener una cita con un hombre.

El “vericueto legal” o permiso para matar

Desde principios de agosto está funcionando en Jordania un nuevo tribunal especial, cuya labor se centra en los casos de “crímenes por honor”, como una manera de acelerar los procesos judiciales y dar a los asesinos el castigo que merecen. Cabe recordar que en el mes de julio pasado la justicia jordana eliminó el “resquicio legal” en el que se amparaban los asesinos de sus propias familiares escudándose en la protección del honor familiar y recibiendo así penas tan mínimas que resultaban absurdas.
El ministro de Justicia, Ayman Odeh, ha dicho que estos asesinatos, “ante la justicia son crímenes contra la humanidad, y así serán considerados”.
Mientras tanto, el sector conservador de la sociedad alega que este tipo de medidas llevarán a que sea tolerada la promiscuidad, y atentarán contra el honor de la sociedad jordana y de la institución familiar. El primer paso – significativo e importante – ya se ha dado.
A partir de ahora, los cambios y las nuevas sentencias religiosas se pondrán a prueba en el examen cotidiano de la realidad.

Fuentes de la información: AWID, Ansa, WebIslam.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.