Prohibidas las mujeres en Jerusalem

Más de un año después de haber llegado al país subí en cierta ocasión a un autobús en Jerusalem, desde donde quería llegar a la ciudad donde vivo, Modiín. Era una línea que no conocía, así que al subir intenté averiguar dónde podía bajar y cuánto costaba el viaje. Pero, unos segundos después, se armó un escándalo en el colectivo, y me tardó un instante darme cuenta que esas quejas y gritos eran para mí, que llevaba puesta una falda corta. Me dí vuelta y ví un autobús repleto de judíos ortodoxos – hombres de lado izquierdo y mujeres del derecho – que me exigían que bajara inmediatamente y vociferaban que no tenían la más mínima intención de viajar conmigo. De esa manera me enteré que hay una línea de autobuses que prácticamente pertenece a los ortodoxos, y que son los pasajeros los que generalmente deciden quién se queda y quién se va.

 Debo señalar que en otra ocasión, en la que vestía pantalones, una mujer se acercó y me pidió con amabilidad y una sonrisa si podía ponerme el saco porque mi camisa tenía mangas cortas y se me veían los brazos. El pedido fue tan respetuoso que de inmediato le respondí que sí y me disculpé por no haberme dado cuenta antes. Casi una hora después, cuando estaba por bajar del autobús, la mujer se volvió a acercar para darme las gracias.

 En otra ocasión, subí a un autobús de línea, común, corriente, en pleno centro de Jerusalem. Yo iba en el primer asiento – donde me gusta ubicarme para observar todo el panorama – detrás había una mujer embarazada y los demás asientos estaban tooooodos libres. De pronto subió un señor, ortodoxo, y me anunció haciendo gala de toda su antipatía y su falta de educación, que tenía que levantarme de allí porque “los asientos de adelante son para los hombres”. “Éste no sabe con quién se metió”, pensé, lo miré y le sonreí con sorna.

 Después de “debatir” un par de minutos sobre “dónde está escrito” y “de dónde obtuvo el derecho a imponer su propia ley en un espacio público”, le hice saber que si tiene algún problema para sentarse al lado de una mujer – en este caso yo – sencillamente es él quien debe buscarse otro lugar. Por último le comuniqué que “si me hubiese pedido con respeto y buenos modales si POR FAVOR puedo cambiar de asiento, de inmediato yo le habría dicho que sí, por respeto a él y sus convicciones. Pero dado que él no me respeta, yo tampoco me siento en la obligación de respetarlo”. Solamente obtuve algunos insultos a modo de respuesta, y el hombre se quedó parado en medio del pasillo, convencido de que había tenido la mala suerte de empezar el día cruzándose con una pobre mujer, tan equivocada como loca.

 Quizás por eso – y por muchas otras anécdotas que escuché de concidas y conocidos – no me tomó del todo por sorpresa una noticia que se dio a conocer esta semana. La empresa de transporte público “Egged” se negó a vender un espacio publicitario a un partido político independiente que se presenta en la campaña electoral para la Intendencia de Jerusalem. El motivo, según lo explicaron voceros de la empresa responsable de la publicidad, es que no se puede mostrar fotografías de mujeres en los autobuses– hay dos candidatas a concejales en ese partido – ya que los ortodoxos suelen atentar de distintas maneras contra ellos y hasta incendiarlos.

Aclaro que en estos días puede verse el rostro de todos los candidatos hombres en los autobuses que circulan por Jerusalem.

 

 

 El partido, “Hitorerut ierushalmim” (Despertar de los jerosolimitanos) no ha logrado por el momento más que una larga serie de excusas y explicaciones huecas de distintos burócratas. Pero, en la práctica, nada.

Tengo consciencia de que el tema no es nuevo, tiene la misma edad que la sociedad israelí. Que el “poder de convicción” ultraortodoxo utiliza distintos métodos, tales como el boicot a supermercados y cadenas de distribución de alimentos, y la manipulación del enorme potencial económico que posee. Las preguntas que me hago hoy, al observar una vez más este cuadro de situación son básicamente dos: dónde está el límite y quién será capaz de imponerlo.

 

 

 

Anuncios

4 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Eliseo
    Oct 25, 2008 @ 16:24:18

    Dado que Israel es al dia de hoy, una democracia y no una teocracia, considero exesivo el poder ostentado por el sector ultraortodoxo, y la influencia que de el se deriva en la sociedad israeli … Vaya por delante, que respeto profundamente sus creencias, y la aplicacion que de las mismas hacen, en el ámbito personal, pero disiento abiertamente de la imposicion que de estas, pretenden en ocasiones hacer, a quienes por derecho propio, no las comparten … Respeto pues, por parte y parte … Mi experiencia personal en relacion a esta cuestion, se remonta una docena de años atras, coincidiendo con mi primera visita a Israel , en aquel entonces, pude advertir ya la influencia un tanto “opresiva” que los “Haredim” ejercen en buena parte de de Yerushalayim (y no solo en “Mea shearim”) hacia los que segun ellos, visten “indecorosamente” ya sean estos hombres ó mujeres … Ni que decir tiene, que tal actitud, no me sorprendió lo mas minimo, pero si el poder de “induccion” que la misma produciá en determinados barrios de esa ciudad, por parte de la poblacion “laica”, lo cual me hizo reflexionar sobre la conformacion última del Estado de Israel, y las distintas tendencias que en ella se ven representadas … Diversidad desde el respeto, deberiá ser el lema, frente a tales situaciones, muchas veces “anacronicas” desde la optica de un Estado de derecho como sin duda lo es Israel …

    Responder

  2. Shomer
    Nov 02, 2008 @ 08:43:07

    Y todo indica que con el tiempo va para peor, pues la población haredí aumenta a pasos de gigante..

    En unos años no habrá demasiada diferencia entre las “normas de moralidad” que rigen en Teherán, y las que tendremos en Jerusalén..

    Responder

  3. Ofer
    Ene 18, 2009 @ 01:11:57

    lamentablemente, es asi, los nombres haredim, no todos obviamente, pero muchos, no saben lo que es el respeto al progimo, mucha halaja, pero no se han leido el shuljan haruj, en la seccion de etica y moral, hiciestes bien, en no cambuarte de sitio, y si te pasa de nuevo, enviales a la M…… dejales bien calro que no te tienes que cambira de asiento, si es un bus no religioso.
    a mi aveces me da verguenza cuando les veo, muchos ni se inmutan cuando hay una mujer embarazada, o un hombre de edad que no se sostiene de pie…
    saludos desde israel…

    Responder

  4. charito guzman
    May 03, 2010 @ 01:33:05

    que horror, pienso q es falta de cultura y respeto a las personas, ante todo estan los modales ,tercera edad y mujeres embarazada y liciados,,quien iva a aimaginar creo muchos valores se estan perdiendo ,,creo que vamos acmino a la deshumanizacion.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: