“Creo en lo que hago”

Vuelvo del correo.

Acabo de enviarle a mi hijo mayor, Uri, una de mis “cajas de cosas ricas”. El domingo, después de las compras de principio de semana, suele ser el día de los envíos.

Pero esta vez fue distinto.

Una mezcla de nervios, miedo y emoción me impidieron incluso cerrar la caja, acomodar las tortas, golosinas y galletitas, y hasta me hizo falta ayuda para ponerla sobre el mostrador.

Es que mi hijo mayor, Uri – el “Matak” (Comandante de tanque), soldado combatiente por decisión y elección propia – está ahí, muy cerca de donde se libra en estos momentos una guerra.

“¿Uri va a ir a la guerra?”, me preguntó Lior – el mediano – sorprendido y tratando de disimular la angustia. “¿Ahí estará Uri?”, me preguntaba cada vez que veíamos un tanque en las imágenes de las decenas de noticieros que vimos ayer durante todo el día. “Hay muchos tanques, Lior, seguro que ése no es el de Uri”…

A todo esto, anoche Uri todavía estaba en la base, con los soldados que tiene a su cargo desde hace un tiempo y a los que está entrenando. “Si me mandan a Gaza mis soldados van a hacer guardias”, me explicó por teléfono.

Debo decir que lo que más me sorprendió fue su sensación de frustración – así lo dijo – por no estar ahí, en el campo de batalla. Le pedí que me lo explicara, que me dijera cómo se siente. “Es que yo no estoy acá porque sí, mami”, me dijo. “Yo creo en lo que hago”, agregó.

No pude más que decirle que lo admiro, cuidándome muy bien de no transmitirle que estoy muerta de miedo.

Ahora, volviendo del correo, camino por las calles de la ciudad de Modiín y recuerdo cuando mis hijos eran más pequeños y yo estaba segura de que cuando llegara el momento, en Israel habría paz. Yo lo creía, sinceramente. Y ahora ellos se ríen de mí un poquito – con cariño – cuando intento entre risas decirles que quizás mi ingenua esperanza se haga realidad para cuando los dos más chicos entren al ejército.

Y, de pronto, vuelve a mi memoria aquel texto que le escribí a Uri un día antes del “guius”, el enrolamiento:

 

 Uri, mi querido Uri

Mi nene chiquitito de rulitos rubios

Mi nene grandote, de corazón enorme y modales rudos

Llegó el momento y elegiste hacerlo

Llegó, y elegiste cumplir tu responsabilidad como lo hacés siempre, a lo grande, como un grande.

Supongo que sabés cuánto orgullo siento. Supongo que sabés que en igual medida siento miedo.

Sólo te pido que te cuides mucho, pero no sólo el cuerpo. Que las vivencias de estos próximos 3 años te cambien sólo algunas malas costumbres, pero que no logren alterar tu esencia, tu alma. Que no cambien a ese gran tipo que sos, ese gran corazón que llevás dentro.

Pensá que, como dijo el poeta, “todo pasa y todo queda”, y aunque parezca muy muy lejano, también esta experiencia algún día será un recuerdo.

Yo me quedo acá, con todos los demás, esperando…

Esperando que pase un día más para que falte un día menos

Esperando de vez en cuando alguna señal o noticia (por supuesto, buena)

Esperando que llegues, con cosas ricas,coca cola, la cama calentita, el lavarropas despejado, las orejas abiertas para lo que tengas ganas de contar y un gran gran gran abrazo.

Esperando que Dios o quien sea te cuide y te proteja.

Sabiendo que la bobe Esther desde algún lado te mira con orgullo, te protege, te da alguna orden más que el mefaked, y te cuida como nadie.

 Uri, mi querido Uri

Te doy toda la fuerza que tengo dentro mío para que te la lleves con vos.

Te doy todo mi amor – que es infinito – para que te haga sentir acompañado, fuerte y entero en todos los momentos.

Y te digo gracias, por tu entereza, tu decisión y tu valentía.

 

Un beso enorme y un abrazo lleno de energía

 

Mami

 
Anuncios

Irán arremete contra su Premio Nobel, Shirin Ebadi

La policía iraní ha cerrado el Centro para la Protección de los Derechos Humanos (CPDH) de la premio Nobel de la Paz Shirin Ebadi. Agentes de uniforme y de paisano se presentaron el pasado domingo en su sede y, sin orden judicial alguna, procedieron a su clausura, según denunció ayer la propia premio Nobel. La medida, que se produjo cuando el centro se disponםa a celebrar el 60 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos del Hombre, es una nueva vuelta de tuerca de las autoridades para tratar de silenciar a quienes denuncian las violaciones de los derechos humanos en Irán. El régimen la acusa de crear una atmósfera contraria al sistema

Cerca de 300 personas estaban invitadas a la ceremonia en la que el CPDH iba a rendir homenaje a Taqi Rahmani, un activista polםtico que pasó 17 años en prisión tras la Revolución Islámica. El acto no llegó a celebrarse. Varias decenas de policías allanaron el local, echaron a todos los reunidos y procedieron a sellar la entrada. No hubo detenidos.

Un comunicado judicial difundido por la agencia semioficial Mehr aseguraba que las declaraciones del CPDH han creado una atmףsfera “de publicidad mediática contra el sistema en los últimos años”. Según la misma fuente, el centro carecía de los permisos legales para seguir con su actividad. En efecto, el Gobierno iraní lo prohibió en 2006, pero había seguido operando en un edificio del norte de Teherán que Ebadi compró con dinero del premio Nobel de la Paz que recibió en 2003.

 

ebadi2“El cierre de nuestras oficinas no hará que cesemos en nuestras actividades”, declaró Ebadi. La premio Nobel aseguró  que sus miembros se reunirán en algún otro lugar y continuarán apoyando a quienes defienden las libertades y los derechos básicos. En su opinión, los recientes informes del centro acusando al Gobierno iraní de violaciones de derechos humanos podrían haber desencadenado la clausura.

Amparado por el prestigio internacional de Ebadi, el Centro para la Protección de los Derechos Humanos se permite una inusual franqueza en sus denuncias. Sus miembros han documentado que, desde la llegada a la presidencia de Mahmud Ahmadineyad, han aumentado las ejecuciones, incluidas las de menores, y las presiones sobre los activistas de los derechos humanos.

En su informe anual del pasado mes de mayo, el centro destacó que “las libertades de expresión y de informacón se habían reducido aún más”. También hace campaña para que se prohíban los castigos inhumanos, como la lapidación o las amputaciones.

 

El aprecio de los iraníes hacia su trabajo se puso de manifiesto en la emotiva recepción que le dispensaron a la activista cuando regresó a Teherבn tras recibir el Nobel. Decenas de miles de personas acudieron al aeropuerto con flores y bloquearon durante horas los accesos. Era la primera iraní y la primera musulmana en lograr tan alto galardón, y el Gobierno, entonces presidido por el reformista Mohamed Jatamí, ni siquiera se molestó en felicitarla.

Su trabajo es especialmente valioso dado que la República Islámica no permite la entrada en el país ni de representantes de la oficina de derechos humanos de Naciones Unidas ni de miembros de otras organizaciones independientes. Dos de éstas, Human Rights Watch (HRW) y la Campaña por los Derechos Humanos en Irán, así como la presidencia francesa de la Unión Europea, condenaron ayer enégicamente el cierre del CPDH y exigieron al régimen de Teherán su inmediata reapertura.

“Esta operación hace temer un objetivo más amplio de silenciar a la comunidad de defensores de los derechos humanos en Irán”, denunció un comunicado de HRW. “No se trata sólo de un ataque contra Shirin Ebadi y sus colegas iraníes, sino contra toda la comunidad de activistas, de la que ella es un miembro destacado e influyente”, aseguró el director ejecutivo de esa organizaciףn, Kenneth Roth.

Fuente: El País

La inhumana ¿vida? de las mujeres en zonas bajo dominio talibán

voodoo2016_4La siguiente lista ofrece sólo una visión abreviada de la infernal vida que las mujeres afganas se ven obligadas a vivir bajo el régimen de los talibanes y refleja una amplia y dolorosa serie de privaciones y sufrimientos.

 

Las  mujeres, a ojos de los talibanes, no tienen importancia, salvo a los fines de la producción de niños, la satisfacción sexual de los hombres y la realización de los quehaceres domésticos.

 

En zonas que se encuentran bajo control de los talibanes, las violaciones y asesinatos de mujeres que supuestamente han transgredido sus restricciones son la norma.

 

Esas restricciones que los talibanes imponen a las mujeres incluyen:

 

 1- Completa prohibición del trabajo femenino fuera de sus hogares, que igualmente se aplica a profesoras, inginieras y demás profesionales. Sólo unas pocas doctoras y enfermeras tienen permitido trabajar en algunos hospitales en Kabul.

2- Completa prohibición de cualquier tipo de actividad de las mujeres fuera de sus casas a no ser que sea acompañadas de su mahram (pariente cercano masculino como padre, hermano o marido).

3- Prohibición a las mujeres de cerrar tratos con comerciantes masculinos.

4- Prohibición a las mujeres de ser tratadas por doctores hombres.

5- Prohibición a las mujeres de estudiar en escuelas, universidades o cualquier otra institución educativa (los talibán han convertido las escuelas para chicas en seminarios religiosos).

6- Las mujeres deben llevar un largo velo (burqa), que las cubre de la cabeza a los pies.

7- Azotes, palizas y abusos verbales contra las mujeres que no vistan acorde con las reglas talibán o contra las mujeres que no vayan acompañadas de su mahram.

8- Azotes en público contra aquellas mujeres que no oculten sus tobillos. beating5

9- Lapidación pública contra las mujeres acusadas de mantener relaciones sexuales fuera del matrimonio (un gran número de amantes son lapidadas hasta la muerte bajo esta regla).

10- Prohibición del uso de cosméticos (a muchas mujeres con las uñas pintadas les han sido amputados los dedos).

11- Prohibición a las mujeres de hablar o estrechar las manos a varones que no sean mahram.

12- Prohibición de reír en voz alta (ningún extraño debe oír la voz de una mujer).

13- Prohibiciónde llevar zapatos con tacones, que pueden producir sonido al caminar (un varón no puede oir los pasos de una mujer).

14- Prohibición de viajar en taxi sin su mahram.

15- Prohibición a las mujeres de tener presencia en la radio, la televisión o reuniones públicas de cualquier tipo.

16- Prohibición a las mujeres de practicar deportes o entrar en cualquier centro o club deportivo.

17- Prohibición a las mujeres de conducir bicicletas o motocicletas, aunque sea con sus mahrams.

18- Prohibición de llevar indumentarias de colores vitosos. En términos de los talibán, se trata de “colores sexualmente atractivos”.

19- Prohibición a las mujeres de reunirse con motivo de festividades o con propósitos recreativos.

20- Prohibición a las mujeres de lavar ropa en los ríos o plazas públicas.

21- Modificación de toda la nomenclatura de calles y plazas que incluyan la palabra “mujer.” Por ejemplo, el “Jardín de las Mujeres” se llama ahora “Jardín de la Primavera”.

22- Las mujeres tienen prohibido asomarse a los balcones de sus pisos o casas.

23- Todas las casas deben tener ventanas opacas, para que las mujeres para que las mujeres no puedan ser vistas desde fuera de sus hogares.

24- Los sastres tienen terminantemente prohibido tomar medidas a las mujeres y coser ropa femenina.

25- Las mujeres tienen prohibido el acceso a los baños públicos.

26- Prohibición a las mujeres y a los hombres de viajar en un mismo autobús. Los autobuses se dividen ahora en “sólo hombres” o “sólo mujeres”.

27- Prohibición de pantalones acampanados, aunque se lleven bajo el burqa.

28- Está prohibido fotografiar o filmar a mujeres.

29- Prohibición de imágenes de mujeres impresas en revistas y libros, o colgadas en los muros de casas y tiendas.

 

taliban_execution21Aparte de las anteriores restricciones a las mujeres, los talibán también:

– Prohiben escuchar música, no sólo a mujeres sino también a los hombres.

– Prohiben ver películas, televisión y vídeos, a todas las personas.

– Prohiben celebrar el tradicional año nuevo (Nowroz) el 21 de marzo, ya que lo consideran una actividad pagana.

 – Han desautorizado el día internacional del trabajo (1º de mayo), porque es tachado de festividad “comunista”.

– Han ordenado que toda persona que tenga nombre no islámico se lo cambie.

– Obligan a la juventud afgana a raparse el pelo.

– Ordenan que los varones vistan indumentaria islámica y lleven gorra.

– Ordenan que los hombres no se afeiten o recorten sus barbas, que deben crecer lo bastante como para caber en un puño bajo la barbilla.

– Ordenan que todo el mundo acuda a las oraciones en las mezquitas cinco veces al día.

– Prohiben el cuidado de pichones y el adiestramiento de aves, describiéncolas como actividades no-islámicas. Quienes violan esta norma son encarcelados y los pájaros deben morir. El vuelo de cometas también ha sido vetado.

– Obligan a todos los espectadores, cuando animan a deportistas, a cantar Allah-u-Akbar (Dios es grande) y aplaudir.

 

taliban_hanging

 

Fuente de la información: Rawa.org

 

¿Respeto, juego electoral o sumisión?

 

¿Dónde está la fotografía de Tzipi Livni?

En el camino de Tel Aviv a Jerusalem desapareció la imagen de la candidata del partido Kadima en las elecciones generales en Israel, Tzipi Livni, de los carteles de campaña.

 livni-nota

 

¿Adónde fue a parar la ministra de Relaciones Exteriores, Tzipi Livni, o mejor dicho, su fotografía?

Ésta es la pregunta que plantea el periódico Yediot Ajaronot, que muestra también dos posters de la campaña electoral del partido Kadima, uno de la ciudad de Tel Aviv y el segundo de Jerusalem.

Según los periodistas de Yediot Ajaronot, en las ciudades de Bnei Brak y Jerusalem, la imagen de Tzipi Livni no figura en la propaganda electoral, debido a la oposición de los ultraortodoxos a la publicación de la imagen de una mujer.

En el partido Kadima explicaron que “los carteles fueron colocados por empresas en cada zona donde se realiza la campaña y también en otras zonas se exhibe el cartel sin fotografías. En una próxima etapa de la campaña lo reemplazaremos por otros, con imágenes de Tzipi Livni, salvo en los lugares donde respetaremos la sensibilidad de los habitantes respecto de tales fotografías”.

Fuente: Yediot Ajaronot

Castigada por no cocinar bien el pan

aziza

La fotografía que ven en esta página corresponde a las manos de una joven afgana de 16 años, Aziza, cuyo marido le prendió fuego un día por no haber cocido bien el pan. Las quemaduras le dejaron medio cuerpo arrugado y los dedos deformados y soldados como si fueran barras de metal.

Aziza se casó a la fuerza cuando sólo tenía 12 años. Su padre pidió un préstamo a un comandante militar del norte de Afganistán, y después no pudo saldar la deuda. El comandante exigió entonces como pago casarse con alguna de sus dos hijas. Eligió primero a la mayor, una adolescente con formas ya de mujer, que huyó de casa tan pronto supo que pretendían esposarla con un hombre que le triplicaba la edad. Y después se fijó en Aziza, que no tuvo más remedio que aceptar lo que no quería: casarse a pesar de ser una niña e irse a vivir con un extraño. Así empezó su calvario.

Aziza reside ahora en una de las cuatro únicas casas de acogida para mujeres maltratadas que existen en Afganistán

. Es un lugar secreto, en Kabul, regentado por la ONG local Humanitarian Assistance for the Women and Children of Afghanistan (HAWCA). Junto a ella, hay 19 jóvenes más. Todas adolescentes, algunas incluso con cara de niñas, que también sufrieron la violencia desde muy pronta edad, y tuvieron que huir del hogar.

Fuente: El Mundo