Vida secreta de las princesas del harén

Por M. Antonia Sánchez Vallejo
El País. Madrid

Es el club de las primeras damas del Golfo, un fenómeno llamativo si se contempla desde el conservadurismo feudal de la región, y en el que algunos quieren ver un gesto de apertura y otros más una cuestión de estilismo, como si las royals locales no pudieran sustraerse al magnetismo de la glamurosa Rania de Jordania.

Pero al lado de Mozah o Haya, enésimas esposas de los gobernantes de Qatar o Dubai -se desconoce el número exacto de coesposas de cada uno de ellos-, hay otras primeras damas que se pliegan a la tradición de la zona: la del ostracismo de la vida pública, que las condena a no tener derecho a la existencia. El perfil velado de la jequesa Sabika bint Ibrahim de Bahrein o la invisibilidad de la jequesa Fatima bint Mubarak, viuda del emir de Abu Dabi, son dos ejemplos del lado oscuro.

Pese a que la última ostenta el título oficial de Madre de la Nación, nadie logra ponerle cara: está prohibido fotografiarla o filmarla, y no tiene biografía oficial. No se sabe dónde nació, qué edad tiene o cuántos hijos dio al emir. Sólo consta una cosa: que, a pesar de no ser la reina madre -el actual gobernante de Abu Dabi, Khalifa Bin Zayed al Nahyan, es hijo de otra de las coesposas de su marido-, su ascendiente sobre el país supera con creces el del aquél.

Una cortesana de origen extranjero que frecuenta el palacio desgrana la escasa información existente sobre la jequesa Fatima amparada en un obligado anonimato. “No fue la primera esposa del emir, pero sí la favorita. Éste se prendó de ella cuando la descubrió, durante un viaje por el país, en una tribu del desierto. Tenía 13 años y era analfabeta. La jequesa aprendió a leer y escribir una vez casada. Desde entonces respalda iniciativas educativas. Y el hecho de haber tenido que compartir a su marido con otras mujeres le hace ver el harén con desagrado: no le gusta que sus hijos tengan varias mujeres”, confiesa esta residente en Abu Dabi. Imposible contrastar la información: hablar de la jequesa es tabú.

En el amplio trecho que va de la abaya (túnica negra tradicional) a los modelos de Versace que luce en sus apariciones públicas en Occidente la jequesa Mozah, estas mujeres salvan también el abismo que media entre las tribus del desierto y la galaxia global. Si la jequesa de Abu Dabi no tiene rostro, Mozah -edad indefinida, licenciada en Sociología, notorio planchado facial- y Haya -35 años, amazona olímpica, formación oxoniense- disponen sin embargo de página web, o como quiera llamarse el incensario virtual que da cuenta de sus múltiples actividades sociales.

Mozah, la única mujer pública del jeque Hamad Bin Khalifa al Thani, es enviada especial de la Unesco para la mozahEducación Básica y Superior y, desde 2005, miembro del Grupo de Alto Nivel de la Alianza de Civilizaciones. Pero su fuerte es el ámbito educativo. En 2003 impulsó la constitución de un fondo internacional para la educación superior en Irak, y en su país amadrina la Ciudad de la Educación, un megacampus situado a las afueras de Doha con facultades de las mejores universidades estadounidenses, como Carnegie Mellon o Georgetown. La jequesa ha recibido doctorados honoris causa de todas ellas. Y la revista Forbes la incluyó en 2007 en la lista de las 100 mujeres más influyentes del mundo.

El matrimonio del jeque Mohamed Bin Rashid al Maktoum con la hermanastra del rey Abdalá de Jordania, Haya, ha hecho ganar peso político a Dubai, y multiplicado el atractivo del emirato. Haya, 25 años menor que su esposo, es la madre de su decimonoveno hijo. Embajadora de buena voluntad del Programa Mundial de Alimentos de la ONU y presidenta de la Federación Hípica Internacional, Haya, que en su juventud frecuentó los hipódromos españoles, es un valor añadido por su proximidad al reino hachemí.

“Todas estas primeras damas constituyen una importante baza a la hora de vender el Golfo a los inversores extranjeros, pero no es sólo una cuestión cosmética. Y aunque la first lady de Qatar sea, con diferencia, la más exhibicionista, por así decirlo; la más aficionada a las cámaras, tras esta proyección mediática, inédita en la región, está una realidad inapelable, la de que estos países están acortando la brecha de género”, dice Mohamed Youssef, consultor internacional con base en Abu Dabi.

Así, entre los vectores de negocio de los pequeños Estados del Golfo no sólo figuran el petróleo o los rascacielos imposibles, también el glamour. Es ahí donde entran en juego estas mujeres, auténticas imágenes de marca a la hora de atraer inversiones, cosmopolitismo y eventos sociales. O sea, negocio.

Aunque la imagen, a veces, no lo es todo. En noviembre pasado, el hotel Emirates Palace de Abu Dabi, un siete estrellas colosal, acogió la segunda cumbre de la Organización de Mujeres Árabes bajo el patrocinio de la jequesa Fatima bint Mubarak. Entre cenas de gala y besamanos sólo para mujeres -los hombres fueron recluidos en edificios aparte-, las sesiones de trabajo eran retransmitidas por circuito cerrado de televisión. A la cita acudió lo más granado del papel cuché oriental: la esposa de Mohamed VI de Marruecos, la siria Asma al Assad y la reina de Jordania, entre otras. Rania, falda lápiz, stilettos y delgadez de astilla, reinaba cual top model entre un enjambre de fotógrafos y cámaras… hasta que llegó la jequesa Fatima. Fundido en negro. Plano fijo castigado de cara a la pared. La jequesa, menuda, cetrina, vestida de negro de la cabeza a los pies y luciendo un bocado de cuero repujado sobre la mandíbula -un signo de sumisión en algunas tribus del desierto-, logró eclipsar a la reina de corazones.

Anuncios

Un gran manicomio

Este país es un gran manicomio.
Son las ocho y media de la mañana, estoy sentada en la estación del autobús que me llevará de Modiín a Jerusalem, y pasan personas que van rumbo a sus lugares de trabajo… disfrazadas.
Acaba de pasar un hombre, bien vestido, con maletín,  y un gorro de puercoespín colorinche en la cabeza. Una mujer manejando su auto mientras parece que habla sola – está hablando por su celular en altavoz, como todos los israelíes – y lleva en su cabeza una peluca y un sombrero con plumas.

Anoche volví desde Tel Aviv y subió al autobús un grupo de jóvenes con disfraces más que originales. Uno de ellos era un pulpo, que tuvo que sacarse los “brazos” para poder subir y, como tenía un cuerpo de cartón engancahdo con alambre y muy bien pintado, debió quedarse parado durante todo el viaje.

Hace un mes estábamos en guerra, no tenemos gobierno, Guilad Shalit sigue secuestrado, hay desempleo y crisis económica, no sólo acá sino en todo el mundo. Los misiles Kassam no dejan de caer. Los iraníes nos advierten día por medio que nos borrarán del mapa y en todo el planeta cada vez hay más voluntarios para cumplir con esa misión. Y algún que otro etcétera (de los de todos, de los de cada uno).

Pero hoy es Purim y hay que festejar, hay que hacer un paréntesis para la alegría y hasta para una buena borrachera (sólo para cumplir con el precepto, claro está).

Y a pesar de todo, la gente baila – cada uno con su estilo, su gusto y su ritmo – canta, se libera un poco y se da un respiro.

Desde que llegué a Israel me siento a gusto, estoy en casa.

Lo dicho, este país es un gran manicomio. Será por eso que lo quiero tanto…

mica-en-purim2

Mi hija menor, Mica, en este Purim.

¡¡¡¡¡JAG SAMEAJ!!!!

¿Será Justicia?

Hoy puede ser un gran día, dice el Nano, Serrat

Y hoy, en el Día Internacional de la Mujer, la Fiscalía israelí decide que el ex presidente Moshé Katzav – acusado de graves delitos sexuales en perjuicio de ex empleadas que trabajaban bajo su mandato – será formalmente demandado en el fuero penal y deberá responder a las acusaciones ante la justicia, incluso por el delito de violación. Cabe señalar que la Fiscalía había dudado previamente sobre si incluir este delito en la demanda o no, debido a que los abogados defensores de Katzav pusieron en duda la credibilidad de la demandante, e intentaron demostrar que era – como mínimo – mentirosa patológica y extorsionadora.

katzav-guila

 

Esta decisión de la Fiscalía no significa que Katzav haya sido condenado o hallado culpable o responsable de alguno de los delitos de los que se lo acusan. Habrá juicio y será el tribunal quien decida.

Pero tiene, a mi entender, algunas implicaciones más que importantes, a saber:

Toda mujer que sea víctima de acoso sexual, abuso, violación o cualquier delito en su contra debido a su condición de mujer, sabrá a partir de ahora que no importa quién sea el agresor o qué cargo ocupe, deberá responder ante la justicia.

katzav20copyTodo hombre que intente aprovecharse o se aproveche de una situación de desventaja de una mujer o, en cualquier caso, abuse de ella, la acose o cometa contra ella cualquier delito, sabrá que llegará el día en que tenga que sentarse en el banquillo de los acusados, aunque disponga del dinero para contratar a los mejores abogados, expertos en relaciones públicas y asesores de imagen y prensa.

Toda mujer que sea víctima de un delito de índole sexual sabrá que ningún intento de difamación o ataque contra su credibilidad tendrá por sí solo un efecto probatorio acerca de su acusación y su testimonio.Ninguna descalificación pública tendrá efecto en la acusación. Podrá testimoniar ante la justicia y relatar los hechos tal como los vivió y los sintió, y exponer ante los jueces su verdad. Dicho sea de paso, toda aquella a la que se le ocurra inventar una acusación de delito sexual contra un hombre (que también las hay) sabrá que deberá sostenerla ante un tribunal.

Todo ciudadano israelí, sea quien fuere, hombre o mujer, con el cargo, el puesto y la posición social que sea, sabe hoy que en Israel la justicia existe y que – tarde pero seguro – cae sobre los delincuentes y da la posibilidad de defensa a los inocentes.

En este Día Internacional de la Mujer, siento que estamos a mitad de camino, entre el progreso y el fracaso, entre los logros y lo mucho que todavía falta por hacer. Pero al menos el sistema judicial israelí nos ha dado una pequeña esperanza y hoy casi casi me animo a confiar en que Será Justicia.